Ayer la comunidad de Candioti se movilizó pidiendo que Vladimir vuelva con su padre y viva en el pueblo que se encuentra a 25 km al norte de Santa fe capital como lo hacia desde enero de 2017.

El viernes se acercó la madre del menor a la Comisaría local y pidió que los efectivos policiales intervengan para que su hijo vuelva con ella luego de que el juez falló a favor de la progenitora. Los efectivos policiales habrían hecho caso a la resolución favorable sin saber que la sentencia estaría en suspenso por no haber sido informada al padre y su apoderada legal, según lo que manifestó ayer su progenitor a los presentes en la marcha frente a la comisaría.

Durante la noche del sábado se confirmó que hasta tanto la sentencia no sea informada a su padre y apoderada legal, como expresó Gerardo Krinisky, padre del menor deberá estar al cuidado del padre.

Los vecinos se autoconvocarán hoy nuevamente cerca de las 18.30 horas en la plaza para aguardar la llegada de Vladimir.