Después de una sesión que duró unas 10 horas, el oficialismo, junto al massismo y parte del peronismo, no consiguieron los votos para remover de la Cámara de Diputados al ex ministro de Planificación JulioDe Vido.

En total, 95 legisladores votaron en contra de la propuesta y se abstuvieron, número suficiente para que el ex funcionario kirchnerista mantenga su banca, ya que el oficialismo y sus aliados precisaban de 158 votos, 20 menos de los que consiguieron (138).

Para aprobar la expulsión era necesario que el proyecto tuviera el apoyo de 158 diputados, ya que al momento de la votación había 237 en sus bancas. Pero la votación terminó con 138 a favor, 95 en contra, y 3 abstenciones, una postura similar a votar en contra, ya que cuantos más legisladores había en sus bancas a la hora de votar, más alto era el número que necesitaba el oficialismo para llegar a los dos tercios.

La anunciada victoria del diputado De Vido representa ahora una derrota para el macrismo que se veía confiado en torcer algunas posturas entre el lunes y este miércoles pero las negociaciones no alcanzaron.