Un verdadero acto heroico sucedió en la ciudad de Concepción, en Tucumán, cuando un joven sin pensarlo acudió al desesperado llamado de auxilio de una familia y se metió en un pequeño conducto de desagüe para rescatar a la beba de seis meses que se había caído. Todo terminó bien.

Según medios locales, el dramático hecho sucedió en la siesta de este domingo frente a la terminal de ómnibus de la ciudad de Concepción, donde Blas Carabajal había ido a buscar a un amigo que llegaba de San Miguel, la capital tucumana.

 

 

Al salir, Blas vio una familia con varios niños que gritaba desesperada. “Primero pensé que se trataba de un accidente de tránsito porque había una bici tirada. Estaba los padres y aparte otro hombre que se había acercado. Cuando llego escucho que gritaban «la bebé, la bebé»”.

“Ahí veo que había un cochecito pero no había nada adentro. Entonces me acerco y veo que en la boca de tormenta, que tenía un tamaño de 20 centímetros, había una bebé”, relató el joven al sitio Eltucumano.com, que aún no entendía como hizo la niña para terminar ahí dentro.

Al intentar sin fortuna alcanzar a la pequeña por el lugar donde había caído, Carabajal y el otro señor vieron que a unos 50 metros había una obra en construcción. Al dirigirse al lugar, se dieron cuenta que podían llegar a la pequeña por medio de un tubo de desagüe.

“Había hierros, maderas y trepamos. Yo pasé primero porque era el más joven de los dos. Como estaba algo oscuro puse el celular a filmar para usar el flash. Tenía miedo de que haya un alacrán, una araña. El túnel era estrecho”, detalló Blas que de rodillas llegó a la bebé que lloraba desesperada.

“Cuando llegue a la bebé vi que estaba boca arriba, llorando y sobre unas piedras. Aparentemente no estaba lastimada. La levanté y la saqué por donde había caído. La tuve que acomodar bien para sacarla”, agregó el joven de 31 años.

Una vez afuera, primero se acercaron personal de Tránsito de Concepción, luego los Bomberos y minutos después una ambulancia que trasladó a la niña, aparentemente fuera de peligro, al Hospital Regional de la Perla del Sur.

Sobre cómo llego la criatura al lugar, Blas nunca supo qué pasó pero dio una posible teoría. “La mujer gritaba ‘a mi marido se le cayó’. El hombre se descompuso. Yo supongo que fue porque iba en el cochecito desprendida y como está la obra y hay mucha tierra y piedras, supongo que se le cayo del coche y la pequeña terminó ahí”, finalizó el muchacho que se transformó en héroe.