La aceitera Vicentín hizo este lunes una presentación en los Tribunales de Reconquista para pedir su concurso preventivo de acreedores.

La empresa, que en diciembre pasado cerró sus plantas de molienda y aludió a una situación de estrés financiero para dejar de pagar deudas acumuladas por unos 1.300 millones de dólares, hizo la presentación ante el Juzgado de Primera Instancia Distrito 4 en lo Civil y Comercial de Reconquista.

La compañía sostuvo en en un comunicado que “perseguirá sin descanso, aún en este contexto, sus objetivos prioritarios de defender sus fuentes de trabajo.