El juez de Investigación Penal Preparatoria, Gonzalo Basualdo, resolvió este lunes confirmar la prisión preventiva de Manuel Díaz.

Se trata del empleado judicial verense acusado de abusar a su hija menor en reiteradas oportunidades.

La prisión preventiva fue confirmada durante las audiencias que se realizaron en la ciudad de Vera y en la que participó el Centro de Asistencia Judicial (CAJ) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que actúa como querellante en representación de la víctima.

La defensa de Díaz había solicitado una morigeración de la prisión preventiva, a lo que el CAJ y la Fiscalía “se opusieron enfáticamente porque existen riesgos procesales, peligro de fuga y de entorpecimiento de pruebas”, explicó el abogado querellante Nicolás Vera.

El juez se inclinó por esta postura y ordenó que el imputado continúe detenido, rechazando el pedido de la Defensa (sobre la resolución de primera instancia que abre las puertas al juicio contra Díaz).

QUIÉN ES DÍAZ, QUÉ HIZO Y A QUÉ SE ENFRENTA

Cabe recordar que Díaz había sido durante muchos años empleado del juzgado de instrucción de Vera y al momento de la primera denuncia de la adolescente, en febrero de 2015, se desempeñaba en el Servicio Público Provincial de la Defensa Penal.

A raíz de la investigación por los abusos sexuales denunciados, el hombre fue detenido. Tras dos meses recuperó la libertad y regresó a su domicilio, mientras que la adolescente fue a vivir con la madre. En junio de 2015 fue nuevamente sometida sexualmente, en la vía pública y sindicó como autor a su padre, quien desde entonces permanece privado de libertad. Esto le valió a Díaz una segunda causa penal en su contra.

En el primer caso se lo acusa por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser el encargado de la guarda de la menor; corrupción de menores agravada por ser persona conviviente y encargado de la guarda de la menor; y abuso sexual con acceso carnal agravado por ser encargado de la guarda de menor. Por este hecho, el CAJ pidió la pena de 25 años de prisión.

En relación al segundo hecho el CAJ pidió la pena de 21 años por los delitos de abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado por grave daño a la salud y por ser encargado de la guarda, así como desobediencia a una orden judicial (dado que tenía prohibición de acercamiento a su hija), todo eso en concurso real.

Fuente: VeraNoticias