Gabriel Osvaldo Gómez, de 33 años, estaba muy grave tras recibir un disparo en la cabeza. Había sido internado en el hospital Iturraspe y agonizó hasta la tarde de este jueves.

“El paciente estaba luchando desde ayer por mantener los signos vitales”, señaló el director del hospital Iturraspe, Dr. Francisco Villano. “Se le diagnosticó muerte cerebral, la familia dispuso que no donará órganos y se procede a desconexión”.