La primera participante “no famosa” en pisar la pista del Bailando, Beatriz Prandi, hizo su debut este lunes. Es rosarina, tiene 56 años y llegó al programa de mayor éxito del país después de superar un casting del que participaron 7 mil personas.

Prandi es ama de casa, tiene tres hijos, es abuela y está casada con Carlos, un ex jugador de fútbol que hizo su paso por Deportivo Italiano, Lanús, Colombia y El Salvador.

La mujer, que dejó en claro que es de lengua filosa, entró al estudio, desfiló e interrogó al conductor como si estuviera en el living de su casa. “¿Te puedo hacer una pregunta? ¿Por qué me elegiste? Yo sé que me elegiste vos porque así me lo dijeron en el último casting”, dijo Beatriz en su primera intervención.

En su incursión en la pista, la rosarina vestida con mucho brillo, deslumbró junto a un bailarín cubano al ritmo de la música disco. Y si bien Tinelli dijo que estuvo “fantastica” y el público pidió un “diez”, las devoluciones del jurado fueron dispares.

Ángel de Brito le dijo que “a la coreo le faltó un poco de impacto, pero estuvo bien”, por su parte Pampita destacó la actitud de la bailarina y remarcó que la vió salir “muy contenta a la pista”. Para el ojo crítico de Moria y su lengua karateca la debutante tiene “una cosa que le da suciedad a la coreo” y le dijo: “Hacés pasitos como si te hicieras pis”.

Por su parte Marcelo Polino fue el más duro y si bien destacó una parte de su coreografía, la sentenció: “Me gustó más el final que el principio. Bailaste bastante horrible. No quiero pensar lo que fueron los otros 6999”.