Ocurrió en la escuela primaria del barrio Limache de la ciudad de Salta.

Un grupo de padres se quejaron en la puerta del establecimiento porque los docentes les daban tarea para el hogar a sus hijos.

Los maestros aceptaron el reproche, pero redactaron una durísima respuesta que pegaron en un pizarrón para que todos pudieran leerla.

“Queridos papitos”, dice el cartel en su encabezamiento. Y sigue: “Atiendo a su solicitud de no enviar tareas para la casa, porque es de nuestra «responsabilidad» como profesores enseñar las materias y no de ustedes”.

Y luego dispara: “Es por eso que quiero pedirles que no manden más a la escuela niños irresponsables, faltos de respeto, sin bañarse, deshonestos, flojos y prepotentes, porque esa es su «responsabilidad» y no la deben delegar en nosotros”.

Y termina: “Gracias papitos”.

nota escuela

 

Fuente: diaadia