Del Potro, nacido en Tandil y ubicado en el puesto 64 del ranking mundial de la ATP, puso de rodillas el escocés Murray, número dos del planeta, luego de una batalla de altísimo nivel tenístico que se extendió durante cinco horas y 10 minutos, y que mantuvo en vilo a los 8.000 espectadores que colmaron el estadio Emirates Arena.

El tandilense, campeón del US Open 2009, se desquitó de la derrota que había sufrido ante Murray en la final de los recientes Juegos de Rio 2016, y además le cortó una racha invicta de 14 partidos sin perder (sumados singles y dobles) sobre superficies rápidas, nada menos que al actual monarca de Wimbledon y en su propia casa.

La gesta de “Delpo” será doblemente importante si el bahiense Guido Pella (49) supera más tarde al inglés Kyle Edmund (55) en el segundo punto de la serie al mejor de cinco, que tendrá continuidad mañana con el dobles y culminará el domingo con los restantes dos partidos de singles.

Del Potro ingresó al estadio con paso ganador, ya que su ingreso fue acompañado por una ruidosa ovación desde los cuatro costados de la cancha, y se retiró también ganador, emocionado, sin poder disimular ni ocultar las lágrimas luego de otra épica actuación, esta vez con la camiseta argentina.

El argentino tuvo el doble mérito de ser constante y paciente, así construyó una victoria que tambaleó cuando estuvo dos sets a uno abajo, pero que peleó hasta el final con la recompensa que su tenis merecía, ante un tenista de enorme categoría como Murray.

Con una remontada heroica a la Torre de Tandil venció al escocés Andy Murray por 6-4, 5-7, 6-7 (5-7), 6-3 y 6-4

El triunfo de Del Potro le dio la razón a Orsanic, quien decidió al contrario de lo que opinaba la mayoría ponerlo el primer día contra Murray, y el tandilense le respondió con un triunfo que dejó herido al rival, aunque deberá cristalizar el bahiense Pella con otro éxito para allanar la serie.

Fuente: Santafeadiario – Telam