Este martes, una gran cantidad de trabajadores de la Algodonera Avellaneda, perteneciente al grupo Vicentin, marcharon desde la planta hasta la sede del Ministerio de Trabajo en reclamo por el respeto a sus derechos laborales. Mejores salarios, antigüedad, salud y otros, fueron los motores de esta lucha que se inició semanas atrás con acciones de fuerza pero lleva años de reclamo. Se realizó una audiencia en la sede del Ministerio de Trabajo pero no hubo acuerdo y el paro sigue.

La protesta sucedió desde las 9 de la mañana, cuando en marcha lenta y pacífica se dirigieron al Ministerio de Trabajo para participar de la audiencia con el secretario de Trabajo, Juan Manuel Pusineri. El funcionario les pidió a las partes respetar la conciliación obligatoria y cesar las medidas de fuerza para poder negociar.

Las razones de los trabajadores y trabajadoras:

El pasado viernes 12 de junio, las Trabajadoras y los Trabajadores textiles y algodoneros, comenzamos una medida de fuerza en las afueras de la fábrica Algodonera Avellaneda, perteneciente al Grupo Vicentin para exigir el cumplimiento de nuestros derechos.

Nuestros reclamos, largamente desestimados, hicieron que decidiéramos llevar adelante distintas acciones para hacer visibles problemas relacionados a aumentos salariales, incentivos por producción, el trabajo a destajo, la antigüedad y categoría, la salud y el maltrato laboral.