Lla llegada del invierno, con días de mucha humedad y la contrapartida de tres o cuatro heladas, hicieron que las personas enfermaran de resfíos, gripe y se intensificaran los problemas respiratorios crónicos. Esto llevó a que los hospitales se vean atestados de gente y los sistemas están a punto de colapsar.

La secretaria gremial del Sindicato de Médicos de la República Argentina (Amra), Sandra Maiorana, aseguró que el frío intenso “impacta terriblemente” en los hospitales “como en todos los inviernos pero este año fue de golpe, muy agudo”.

Maiorana puso como ejemplo lo que ocurre en la guardia del hospital de Niños Víctor Vilela que “está diagramada para 14 camas transitorias y en este momento no baja de 30 y pico de chicos permanentes”.

“No hay lugar ni para caminar, hay camas hasta en el pasillo, y encima no estamos en el pico”, agregó y apuntó contra la falta de previsión de las autoridades de salud pública.

En tanto, Santa Fe Capital tiene saturado su Hospital de Niños Orlando Alassia con gran cantidad de menores con problemas respiratorios. Las autoridades del nosocomio aseguraron que esperan el momento más difícil para la próxima semana.