Un grupo de mujeres presentó un amparo judicial por discriminación de género contra la firma Movi Rosario. Su reclamo consiste en que se las mantenga en sus puestos de trabajo y, además, que se cumpla la ordenanza municipal que promueve el ingreso de mujeres a las empresas del transporte urbano de pasajeros.

El titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Rosario, Manuel Cornejo dijo que”El cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo”, indicó.

Cornejo aseveró en declaraciones radiales que “la UTA no tiene ningún problema de que trabajen mujeres”, aunque dijo que en su opinión personal “es un trabajo muy pero muy duro” para que lo lleve a cabo el género femenino.

El titular del gremio explicó cuál fue la respuesta que dieron que cuando fueron consultados desde el Ejecutivo municipal por la paridad de género: “Les dijimos que para nosotros es lo mismo una mujer que un hombre porque gana el mismo sueldo, aporta lo mismo, no cambia en nada, es un trabajador más“.

No obstante, Cornejo argumentó que es un empleo exigente a nivel físico, razón por la cual los choferes se jubilan a los 55 años: “Es un trabajo de un gran traqueteo arriba del colectivo, todos los golpes que recibe el coche impactan en el que va a arriba, la vibración, los pozos”. Y agregó: “Creo que el organismo de la mujer no está preparado para ciertas cosas, como por ejemplo para manejar un colectivo o un camión, eso no quiere decir que no hay quien lo haga, pero no masivamente”.

El titular de la UTA de Rosario prosiguió. “El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo, me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo que tiene chasis y carrocería de camión“.

Para sostener sus dichos, el dirigente gremial recordó el caso de la firma Victoria, que había contratado mujeres y de las cuales ya no había ninguna en la empresa, según tenía entendido. “No les dio resultado, esas mujeres después fueron quedando en el camino, por el tema del ausentismo, que es mayor en las mujeres, por cuestiones de la maternidad y porque el organismo no está preparado para eso”, remarcó. 

Y LAS MUJERES LE RESPONDIERON