Una balacera se produjo durante la madrugada de este domingo en un local nocturno gay de Orlando (Florida, EEUU), y las autoridades confirmaron que ya hay al menos 50 muertos y 53 heridos.

Se trata del tercer tiroteo más sangriento en la historia de Estados Unidos.

Esta vez el escenario fue un conocido boliche gay de Orlando que lleva el nombre “Pulse”

“Hemos revisado el edificio, y es con gran tristeza que les informo que no son 20 sino 50 las muertes, incluyendo al atacante”, dijo el alcalde de Orlando, Buddy Dyer, en una rueda de prensa.

“Parece que fue organizado y bien preparado”, dijo John Mina, jefe de la policía de la ciudad, que confirmó la cifra de fallecidos. El responsable fue identificado como Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano, de 29 años y residente en Port St. Lucie, Florida.

El rifle utilizado por el agresor fue un AR-15, el mismo modelo utilizado en las masacres de la escuela primaria Sandy Hook, en Connecticut, donde un pistolero mató a unas 26 personas en 2012, así como en otro tiroteo en un cine de Aurora, Colorado, donde murieron tiroteadas 12 personas.

Cabe destacar, que en la era de las comunicaciones los empresarios de la noche optaron por dar a viso a los concurrentes con un alerta en su muro de Facebook que decía: “Salgan todos y corran”.