Un hombre armado se atrincheró y tomó rehenes en un hotel rutero de una cadena de bajo presupuesto en el sur de Francia, en la comuna de Bollene, en Provence, y fue rodeado por policías, según informó el vocero de la Policía local.