El domingo por la tarde los vecinos de Solares del Carcarañá zona Norte dieron cuenta de la aparición de la víbora. Inmediatamente sorprendió y preocupó a los pobladores del barrio privado, que en verano aumenta notablemente su población. 

De acuerdo a los conocedores se trata de una yarará, es decir una especie venenosa, distintiva por su cabeza triangular. El ofidio fue visto entre las casas de fin de semana del loteo, precisamente en el área llamada Solares Norte.