Un dramático caso de bullying en Santa Fe casi se convirtió en tragedia cuando una niña de nueve años tomó la peor decisión, quitarse la vida.

La menor, oriunda de Barrio Pompeya, de la Capital provincial, no soportó más las burlas y los abusos de sus compañeritos de cuarto grado y se tomó 10 pastillas de clonazepam. Las obtuvo al extraérselas a su mamá enfermera. Al regresar a la casa, la mujer se encontró con una actitud muy rara por parte de su hija y decidió llevarla automáticamente al hospital Mira y López donde le salvaron la vida.

El caso cuenta con el agravante que la madre filmó a la menor haciendo las declaraciones dramáticas en las que repite que no quiere continuar con su vida.

La conversación madre e hija:

—En la escuela me dicen gorda. Me ponen la traba y cuando me caigo me gritan «¡terremoto!». Me tiraron manzanas, frutas. Me dicen gorda y yo no quiero… ya no quiero vivir más.

—¿Qué hiciste? ¿Le contaste a tus profesores?
—Les conté y nos retaron a nosotras y a los varones no les dicen nada…
—¿Dónde estuviste estos días?
—En el hospital.
—¿Qué te pasó?
—Me quise matar.
—¿Cómo?
—Con pastillas.

Desde el Gobierno Provincial, el titular de la Región IV, Juan Cruz Giménez indicó que trabajan para reflexionar sobre el caso desde todas las áreas y destacaron que la violencia no solo está en las aulas.