Son muchas las opiniones al momento de hablar del conflicto docente- gobierno en el inicio “trunco” del ciclo lectivo cada año. Antes las clases comenzaban correctamente y los reclamos tenían su bravo desenlace durante las vacaciones de invierno pero desde hace siete años la temporada escolar no  empieza a término. ¿Conflicto? ¿Costumbre? ¿Política partidaria? 

Los docentes quedan como los malos de la película por haber decretado un paro de 48 horas y son responsables directos del no comienzo pero lo cierto es que los mismos venían planteando la discusión desde Noviembre de 2017. Por lo tanto, los maestros dicen que el no inicio de clases es consecuencia de la negativa gubernamental para actualizar los salarios durante el verano. El reclamo salarial es absolutamente entendible porque el dinero no alcanza y los descuentos que sufren pocos lo saben.

¿Qué hay de correcto en esa discusión? Lo cierto es que reclamaron antes pero ningún gobierno cierra acuerdo salarial antes de Marzo. Debería porque las proyecciones económicas ya las conocen y los presupuestos del año siguiente son aprobados en Diciembre. Posiblemente, los gobiernos dilaten la cuestión para que en la tirantez se otorgue un aumento apretado, que conforme a los docentes y que no les provoque un agujero en sus finanzas.

Ahora… ¿Estamos condenados a que todos los años pase lo mismo?

Para eso es necesario un claro gesto de madurez política que sin dudas sería un mensaje ejemplar que baje a la sociedad. Se puede negociar con anticipación pero allí hay que despojarse de las mezquindades políticas de ambos. 

Respecto a este primer paro de 48hs decretado por AMSAFE y SADOP, que se suma al paro Nacional, la discusión será ardua con clases intermitentes. El miércoles dará comienzo el ciclo lectivo y los alumnos se reencontrarán en su segundo día de escuela el viernes. La semana siguiente podría haber otro paro si la oferta del gobierno no satisface. Y así hasta que se promedie un porcentaje que contente a ambos sectores.

Ahora la discusión se tonifica con la posibilidad de que el gobierno descuente los días de paro a los docentes, algo que nunca sucedió y la vez que pasó el dinero fue devuelto por planilla complementaria. También se va a acalorar la pelea con la gran movilización que harán los docentes este martes.

Un “tire y afloje” conocido pero que al resto de la sociedad tiene un poco agotados.