En conflicto con la dirigencia por los premios prometidos al plantel y agradecido al cuerpo técnico, precisamente a Eduardo Domínguez, por la valoración que tienen sobre su rol en el equipo, Rodríguez dice adiós a Colón de Santa Fe.

Se va pero deja una marca de 50 partidos, 17 goles y con el sello de goleador del torneo Diego Armando Maradona. No es todo, el Pulga es uno de los principales responsables de haber llevado a Colón a su primera final internacional.

No obstante, Luis Miguel manifiesta que “la intención es dejar la institución y buscar nuevos objetivos”. Lo cual podría ilusionar a los hinchas con un prórroga de su contrato.