En un año se perdieron 268.300 puestos de trabajo registrados, de acuerdo a la información estadística correspondiente al mes de abril. Así lo señaló el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación , en base al Sistema Integrado Previsional Argentino (Sipa). En términos relativos, la caída intaranual fue del 2,2 por ciento.

En particular, en el sector privado en marzo pasado hubo 207.700 trabajadores menos que en marzo de 2018, con un retroceso de 2,4 por ciento.

En una rueda de prensa encabezada por el Subsecretario de Desarrollo y Planificación, Bernardo Díaz de Astarloa; y la directora de Análisis y Estadística, Belén Rubio, las autoridades dijeron que la mejora del mercado laboral en el corto plazo dependerá de “qué pasé con la actividad económica”.

Encuesta

Los funcionarios también presentaron los últimos resultados de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), que refleja el comportamiento del empleo registrado en empresas de 10 empleados o más en los principales aglomerados urbanos.

Ese indicador mostró una merma interanual de 2,6 por ciento en abril, con bajas en todos los estratos de tamaño y en casi la totalidad de los rubros analizados. La cantidad de trabajadores retrocedió en abril 1,7 por ciento en el interior del país, mientras que en el Gran Buenos marcó una merma de 2,9 por ciento.

La Encuesta de Indicadores Laborales de abril reflejó que el empleo registrado en empresas de 10 empleados o más se redujo en todas las ramas de actividad con excepción de servicios comunales, sociales y personales, un rubro considerado de carácter estacional relacionado fundamentalmente con el empleo docente.

En la construcción bajó 7,5 por ciento, en la industria 4,5 por ciento; y en comercio, restaurantes y hoteles la caída fue del 4 por ciento.

Las expectativas de las empresas en materia de empleo mostraron en abril que el 88 por ciento no prevé cambios en su dotación de personal, mientras que el 5,5 por ciento confía en aumentar su dotación en los próximos tres meses y el 6,5 por ciento proyecta una disminución.

En abril, sobre un total de 12 aglomerados urbanos relevados, 11 mostraron resultados negativos respecto a igual mes del año anterior. La única excepción fue Mar del Plata, que marcó una mejora de 1,4 por ciento explicada esencialmente por el rubro pesca.

Aglomerados

De esta forma, durante el cuarto mes del año el empleo en empresas privadas cayó 2,6 por ciento en el Gran Córdoba, 3 por ciento en el Gran Paraná, 3,3 por ciento en el Gran Jujuy, 4,9 por ciento en el Gran Resistencia y 2,9 por ciento en el Gran Rosario.

El Sistema Integrado Previsional Argentino (Sipa) mostró en el mes de marzo un crecimiento de los asalariados registrados del 5 por ciento interanual en Neuqúen, gracias a la creación de alrededor de 6.000 nuevos empleos esencialmente en el sector de minas y canteras, que incluye a los trabajadores del sector petrolero.

Otra provincia favorecida por la explotación petrolera fue Santa Cruz, aunque en menor medida. Allí, la cantidad de asalariado privados subió 0,9 por ciento respecto a doce meses atrás.

De esta forma, sobre el total de 24 distritos relevados, solo dos cerraron marzo con resultados positivos, mientras que en los 22 restantes se produjeron bajas en las que se destacaron Tierra del Fuego (-11 por ciento), Catamarca (-7,6 por ciento), Chaco (-6,6 por ciento) y Formosa (-6,4 por ciento).

La caída del empleo acompaña la crisis económica que caracterizóa la mayor parte del período de gobierno de Mauricio Macri, si se tiene en cuenta que el PBI se retrajo en su primer año de gestión, se recuperó en el segundo, cayó en el tercero y, según todas previsiones, también se retraería en 2019, último tramo de la administración de Cambiemos.