El ministro de Seguridad de la Provincia de Santa Fe, Marcelo Saín fue contundente en su breve discurso a los policías de la Regional I: «A mí me enseñaron cuando era chico que se es policía o se es delincuente, las dos cosas no».

Saín dijo a los uniformados que «los que no quieran combatir el delito den una media vuelta y se van, pueden irse renunciados o esposados», sentenció. Y lanzó también que «se terminó la modorra operativa», con la llegada de la nueva interventora Marcela Muñoz.