La ciudad de Rosario parece haber perdido el control de los cuidados por la pandemia. A pesar de los esfuerzos del sector de salud y los errores operativos de las fuerzas de seguridad, las personas muestran que “hacen lo que quieren” sin importarles el difícil momento que atraviesan con un elevado numero de contagios.

El sábado 18, la GUM (policia municipal) se llevó detenido a un vendedor ambulante y protagonizaron un video impactante con el hombre tirado en el piso, golpeándolo mientras gritaba “sólo quiero trabajar”. Si bien mucha gente filmó e intentó defenderlo, se lo llevaron detenido. No pedían que lo liberen sino que no lo maltraten. Así no es la forma, le dijo una chica al policía y él respondió: ¿Y de qué forma es entonces?

Para contrastar, la imagen del fin de semana. Un domingo de calor donde cientos de personas salieron a la costanera a disfrutar pero “ni un solo tapabocas” pudo verse y menos distancia social.

No es de extrañar que la situación se vaya complejizando en Rosario. Mientras los gobiernos destinan millones y millones en el sistema sanitario, otros parecen no oír los llamados de los científicos ni las dramáticas experiencias de otros países.

Este dominfo, el Ministeriod de Salud informó 23 casos nuevos de coronavirus, 6 de ellos en Rosario. De este modo la ciudad alcanza los 241 contagios desde el inicio de la pandemia.