Esta tarde de sábado, la lluvia no detuvo a decenas de corazones desesperados por hallar con vida a Rosalía Jara. Escudados con paraguas, los vecinos de Fortín Olmos se concentraron en el último lugar en el que habría estado la joven antes de desaparecer.

A los habitantes de Olmos se sumaron vecinos de Reconquista, asociaciones como la Asociación Mumalá Reconquista de Mujeres, quienes hicieron un fuerte pedido de justicia por la aparición de Rosalía.

La movilización fue histórica, potenciada por varios casos de violencia de género como el de Vanesa Zabala, Luciana Casali, Lissy Dreher, y tantos otros.

El norte santafesino pone el grito en el cielo para frenar la violencia de género y demostró clara sensibilidad ante el caso de Rosalía Jara.