Poco antes de las tres de la tarde del miércoles, desde el hospital de Arroyo Seco, autoridades médicas convocaron a la policía para denunciar una grave agresión que se encuadra dentro de la violencia de género.

Los agentes policiales que acudieron al llamado entrevistaron a una paciente, Gimena, de 23 años, dolorida y con quemaduras en piernas y en una mano por causa del aceite hirviente que su pareja le arrojó de repente, como desenlace de una discusión sostenida en el hogar que comparten, en Santa Fe al 800, un apacible barrio arroyense de chalets, alejado del centro.

Mientras la joven víctima quedó en el centro médico bajo cuidados de rigor, los policías se dirigieron a la vivienda donde ocurrió el ataque. Allí apresaron al autor, Nicolás C., de 23 años. Quedó detenido en la comisaría 27ª, a disposición de la Justicia.

Fue el segundo caso de grave violencia de género ocurrido en la región en las últimas horas.