Al tiempo que el directorio de Vicentin recuperaba ayer el manejo de la empresa, el gobierno santafesino solicitó al juez a cargo del concurso de acreedores que reemplace a los integrantes de la conducción de la cerealera, a la que descalificó por tener denuncias penales. Además, la Casa Gris alertó acerca de la situación de insolvencia que enfrenta la agroexportadora.

   El secretario de Justicia provincial, Gabriel Somaglia, pidió al juez Civil y Comercial de Reconquista, Fabián Lorenzini, que deje sin efecto la resolución del viernes pasado de reponer al antiguo directorio debido a que “no es ajustada a derecho”.

El duro planteo, enviado por correo electrónico a Lorenzini, considera que su decisión “busca estabilidad, pero genera inestabilidad”. Y alerta sobre “un obrar errático que no está a la altura de las circunstancias”.

Asimismo, solicita al juez que avale el plan de intervención de la compañía que propuso el gobernador Omar Perotti, que deja de lado la expropiación de la compañía.

   El funcionario, en tanto, recordó que “cuando el organismo de control (la Inspección General de Personas Jurídicas, IGPJ) verifica que existe un interés público comprometido, le puede solicitar al juez la intervención”.

   Somaglia adelantó que si el magistrado no revisa su posición, la provincia irá “subiendo en las instancias (judiciales) para poder revertir lo resuelto”.

   “Los administradores de Vicentin, en el último tiempo, no fueron lo suficientemente transparentes porque llevaron a la empresa a la situación en la que está”, agregó.

Gabriel Somaglia. El secretario de Justicia de la provincia solicitó que se avale el plan de salvataje de la compañía diseñado por la Casa Gris.
Gabriel Somaglia. El secretario de Justicia de la provincia solicitó que se avale el plan de salvataje de la compañía diseñado por la Casa Gris.

   El funcionario justificó también la presencia de interventores designados por la Casa Rosada “porque, sin dudas, la Nación será una de los partes que asistirá en el rescate de la empresa”.

   Asimismo, el secretario defendió que los fondos públicos “sean administrados por el que pone el dinero y no por los integrantes del directorio, que están siendo cuestionados, no solamente en la Nación sino en otros lugares del mundo”.

   En tanto, la titular de Inspección General de Personas Jurídicas de la provincia, María Victoria Stratta, advirtió sobre la situación insolvencia que enfrenta la agroexportadora y descalificó a sus directivos para estar a frente de la situación por tener denuncias penales (ver página 4).

   Por su parte, el jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero, reafirmó que “la expropiación de Vicentin está en un segundo plano tras la estrategia de intervención mixta que presentó Santa Fe” (ver aparte).

   Tras la resolución del viernes, el directorio de Vicentin recuperó la conducción de la firma a través de la firma de un acta ante escribana pública. Por su parte, la intervención designada por el presidente Alberto Fernández presentó una abogada para cumplir con el trámite.

Posiciones

Respecto de la empresa, Héctor Vicentin, accionista y sobrino nieto del fundador de la cerealera, propició a una salida en el marco del concurso de acreedores, tras afirmar: “Estamos acostumbrados a solucionar nuestros propios problemas”.

   “Sabemos que tenemos problemas, pero hay otras alternativas a una expropiación, una intervención o una empresa mixta, dejándonos trabajar e invertir”, sostuvo Vicentin.

   El empresario calificó a la iniciativa de Perotti de “expropiación light” y señaló que tiempo atrás hubo tratativas “con varias empresas privadas, con YPF y con cooperativas argentinas” para resolver la situación del grupo.

   En sintonía, el presidente del comité nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, sostuvo que en el caso de Vicentin “no se trata de disentir” sino de “la propiedad privada”. Y consideró que el banderazo sábado contra la intervención a la empresa fue “un sano ejercicio de la democracia”.

    No obstante, el titular de la Sociedad Rural (SRA) de Córdoba, Pedro Salas, sostuvo que apoyar a Vicentin “es salir a aplaudir al que estafó a los productores” y que es “totalmente desproporcionado” pensar que atrás de la decisión del gobierno exista otra intencionalidad (ver página 6).

Paralelamente, Carlos Achetoni (Federación Agraria, FAA) enfatizó: “No tenemos problema con la palabra expropiación sino con que el Estado tome todo el control sin parte privada del sistema cooperativo”, aseguró.

“La expropiación está en un segundo plano”

El jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero, reafirmó ayer que “la expropiación de Vicentin está en segundo plano tras la estrategia de intervención mixta que presentó Santa Fe”. Y resaltó que están a la expectativa de ver si se puede “avanzar en ese camino”.

   En sintonía, el veedor oficial ante Vicentin, Gabriel Delgado, aseguró que el gobierno analiza “todas las propuestas para sacar a la empresa adelante” y que el propio presidente Alberto Fernández le transmitió que “no avanzará en ninguna medida que divida a los argentinos”

“La expropiación está en un segundo plano porque el viernes pasado se presentó otra estrategia que es la de intervención mixta, que hizo Santa Fe, y estamos expectantes a ver si podemos avanzar por ese camino”, dijo Cafiero.

   Delgado, en tanto, señaló que espera una respuesta judicial a la presentación de Santa Fe para reemplazar al directorio por una intervención colegiada (dos representantes de la Nación y uno de la provincia).

Desembarco

Diputados provinciales que integran la comisión de seguimiento de Vicentin volverán a desembarcar hoy en Reconquista para contactar a integrantes de la intervención nacional y del directorio del Banco de la Nación Argentina (BNA), en pos de descifrar dónde está el dinero de los créditos recibidos en su momento por la empresa.