El gobernador, Miguel Lifschitz, firmó ayer al mediodía el decreto de intervención de la comuna de Maciel. Sucedió en medio de un nuevo reclamo gremial con paro por tiempo indeterminado, al cumplirse un mes del bloqueo de las cuentas oficiales y sumando un año de discusiones entre los cinco miembros electos.

La comisión en su totalidad fue reemplazada por un joven abogado con raíces en la localidad: Mario Tomás Drovetta. En consecuencia, por segunda vez en la historia de la localidad, y por decreto, se interrumpió la vida democrática de “la perla de la ruta 11”.

El presidente comunal Pedro Tobozo presentó en la institución una presunta renuncia del tesorero Néstor Severo, y una nueva designación, que luego fue desacreditada con una contradenuncia en el Ministerio Público de la Acusación.

En ese contexto, la vocal Cristina Gómez y el mismo Severo dejaron constancia en la Justicia que, en apenas unas horas al habilitarse el cambio, se produjo el vaciamiento de cuatro millones de pesos.

En un recuento de insuperables relatos que envuelven violencia, denuncias cruzadas, destratos y ningún proyecto en común la comisión de cinco miembros dejó una estela de capítulos contados que lejos de ser ficción plasmaron un desconcierto general en todos los vecinos y los trabajadores.

Pasado el mediodía de ayer se oficializó el decretó 0449 en el que con la firma del gobernador Lifschitz se produjo la primera interrupción de un mandato electo por el pueblo en su gestión. Allí argumenta que por “serias dificultades de índole institucional que impide su normal y regular funcionamiento” se designa un interventor.

El ministro de Gobierno, Pablo Farías, confirmó la decisión tomada: “Hicimos todos los esfuerzos para agotar todas las instancias y tratar de corregir la función de la comisión comunal que siempre tuvo problemas, con la particularidad de que tres miembros no compartían las decisiones del presidente, que actuaba sin actas, sin el funcionamiento pleno de la comisión, y que cuando lograba normalizarse duraba muy poco tiempo, todas acciones nos llevó a tomar esta decisión”.

Sobre los objetivos inmediatos, el ministro ahondó: “El primer objetivo es normalizar el funcionamiento, resolver el problema con el personal que cobre lo que corresponde, realizando sus tareas, por otro lado se hará un análisis económico financiero de la situación, que se requirió varias veces pero nunca se supo con certeza, y darle transparencia de los recursos que son de los vecinos”.