Un funcionario se tomó demasiado en serio el reclamo de luchar contra el delito. El presidente comunal de Ibarlucea, Jorge Masson, advirtió un asalto a una joven e inició una persecución a los dos delincuentes que se fugaban en una moto. Escuchó dos disparos pero siguió adelante junto a un patrullero de su localidad y pidió refuerzos al 911. En Rosario los ladrones quedaron cercados y fueron detenidos.

“Vi lo que pasó y lo hice sin pensarlo”  “La verdad es que todavía no pude parar, porque después de la detención fuimos a la comisaría y más tarde fui a ver a la chica asaltada. Recién me estoy dando cuenta de todo lo que pasó”.

Persecución y disparos

“Salía con mi mujer de Ibarlucea, del centro, y vemos a una chica que estaba llorando. Nos dimos cuenta que le habían robado y vi pasar una moto por al lado. Salí a perseguirlos”, relató Masson a este medio y reconoció que su reacción pudo estar ligada a que “hay una psicosis” instalada en esa localidad por una serie de entraderas y “justo compré un móvil para la Patrulla Urbana”.

A la camioneta del jefe comunal se sumó una unidad policial de  la subcomisaría 17 y empezaron la persecución. “Por un lado el patrullero y por otro yo. Agarraron la 34 y me acuerdo que a las 16.33 llamé al 911 y contó que se escapaban dos individuos en una moto, para que agarren un móvil y los esperen desde Rosario”, recordó.

“Se fueron sumando móviles en el camino”, dijo y señaló que en el kilómetro 3 de la ruta 34 los delincuentes intentaron “saltar un zanjón para evadir a la Policía, se metieron por un descampado, se cayeron de la moto y salimos a buscarlos”

Tras un “operativo cerrojo”, los motochorros fueron detenidos por policías en la zona del Parque Habitacional Ibarlucea: un chico de 16 años que conducía el rodado y otro de 18. Fueron acusados de robo agravado y resistencia de autoridad por el uso de arma de fuego.

“Sí, dispararon dos veces. Ahora me vienen a la mente los tiros, fue al inicio de la persecución”, contó Massón y cuando lo dice aclara que aún “no cayó del todo” en lo que ocurrió, pero que “lo volvería a hacer”.

Desbordados

El presidente comunal, dirigente del Frente para la Victoria, asumió en ese rol el pasado 10 de diciembre y la inseguridad es una de sus principales preocupaciones.

“Estamos desbordados porque hay solo dos móviles para toda la localidad. En el censo figuran tres mil habitantes pero ahora debe haber unos siete mil y no alcanzan los recursos. Además estamos al lado de la principal ciudad de la provincia”, analizó Masson.

“¿Un héroe?, no, ni me pude lavar las manos todavía, tengo barro de cuando sancamos la moto que estaba en un zanjón (ver fotos). Después fui a la comisaría y a ver a la chica que le habían robado y recuperamos el celular. Por lo menos salió bien”, agregó.

Fuente: Rosario3