Otra historia sentimental se esparce por las redes.

Esta vez sucedió en Amarillo, en el estado de Texas.

El policía Justin Scherlen se encontraba desempeñando sus funciones cuando le dieron la orden de perseguir a un ladrón. En la presecución, el agente Sherlen chocó y perdió la vida.

Dos semanas después, su pequeño hijo tenía su primer día de clases y por esa fatídica muerte no compartirían ese momento especial.

Sin embargo, los compañeros del Departamento de Policía de Amarillo decidieron revertir ese cuadro tan triste que había dejado la muerte de Sherlen y sorprendieron al pequeño alumno que ingresaba a la escuela.

Jackson, de sólo cuatro años, no tenía a su padre acompañandolo físicamente pero un grupo de nobles personas lo sorprendió en la entrada de la escuela. Los colegas de su padre se dieron cita en el colegio para alentar al niño quien los saludó uno por uno.

Fue un gesto maravilloso por parte de los policías y un homenaje inolvidable al fallecido Sherlen.

MIRÁ