Ramón Ezequiel Machuca, conocido como “Monchi Cantero” y uno de los líderes de la banda de Los Monos junto con su hermano de crianza Ariel “Guille” Cantero (preso en la cárcel de Rawson), fue procesado por la jueza Alejandra Rodenas como jefe de una asociación ilícita por la que 26 personas esperan juicio oral y otras once ya fueron condenadas en un proceso abreviado.

Machuca fue procesado por asociación ilícita agravada en carácter de jefe u organizador.

La jueza también le atribuyó delitos conexos como atentado contra la autoridad agravado, amenazas coactivas, tenencia de arma de guerra y encubrimiento agravado, al tiempo que ordenó trabar embargo sobre su bienes por diez millones de pesos.

En la misma resolución también fue procesado Mariano Germán Salomón como miembro de la asociación ilícita por la cual quedan tres prófugos (ver aparte).

Monchi fue acusado de organizar un piquete “en represalia” por la renuencia del entonces jefe de la comisaría 15ª a excarcelar a un miembro de la banda.

También le atribuyeron a Machuca, cuando se realizaron 30 allanamientos, haber llamado con su Nextel a Mariano Ruiz (condenado como financista de la banda) para que contactara al comisario Cristián Floiger, entonces jefe de Inteligencia de Drogas Peligrosas, para que le solucionara un problema.

Además, fue acusado de haber intercambiado información por teléfono con Cristian Hernán Bustos, miembro de la banda, sobre la ubicación de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en Oroño y sobre la presencia de policías en casa de Bustos en un contacto del 28 de mayo. Por ello fue imputado de encubrimiento agravado.

Además le endilgaron recibir información de Dalmastro, que el 9 de mayo le anticipó 15 allanamientos de la entonces Brigada de Investigaciones.

Otra escucha sitúa a Machuca hablando a las 14.55 del 14 de mayo con el policía Juan José Raffo para que averiguara el domicilio de Cristian Romero, entonces jefe de la División Judiciales. Por esto Monchi fue acusado de encubrimiento agravado.

Otra evidencia que ponderó Rodenas para procesar a Machuca tiene que ver con armas. En una escucha del 21 de mayo de 2013, Machuca le pidió a Mariano Ruiz que le compre “un par de cajas de confites” (balas o municiones), de “novillos” (en alusión al calibre 9 milímetros), de “38 años tiene el pibe este” (por el calibre 38) y “el otro tiene 22” (calibre 22). Ruiz llama después a Monchi, le dice que tiene “los paquetitos” y acuerdan su entrega.

Otra escucha sobre ese tema se captó un día después cuando el policía apodado Tiburón le pregunta a Machuca “si le presta una herramienta y Monchi le dice que sí”. Y el 28 de mayo, a las 11.05, Machuca le dice a Ruiz que necesitaba “un cargador de Thunder Bersa de 17, y comprame confites de 9. Después comprame dos de 4 y medio (en referencia al calibre 45) y dos de 40.

También le endilgaron a Machuca haberse contactado, a las 9.26 del 29 de mayo de 2013, con Ruiz, quien le anticipó que al día siguiente la sección Sustracción Automotores de la policía haría un procedimiento en la cochera de pasaje Blanco 6160, perteneciente a Guille, donde había dos autos de miembros de Los Monos. Tras enterarse del operativo, Guille mandó a sacar a los vehículos.

Rodenas también ponderó la declaración de un testigo de identidad reservada que describió la estructura de Los Monos. “Los Cantero manejaban los barrios La Granada, Las Flores y 17 de Agosto. Allí no entraba ni la policía, tenían un control absoluto ahí. Además manejaban los remises truchos que trabajaban en el casino y el estacionamiento, y tenían quioscos en la República de la Sexta, en La Lata, en La Mandarina”.

Sobre Machuca, el testigo dijo “era un chico de la calle de esa zona y los Cantero se lo llevaron a vivir con ellos. El Ariel y la Cele lo quieren como un hijo. El Pájaro lo quería pero después le empezó a desconfiar. A Monchi le intentaban sacar la mayor cantidad de plata posible para que no crezca y Guille no lo quería. La relación entre Monchi y Guille era mala”.

 

Fuente: Santafeadiario – LaCapital