Los atletas rusos no podrán competir en los JJOO, según lo determinó el fallo de la Corte Arbitral del Deporte en Lausana.

De esta manera, confirmaron la suspensión contra la Federación de Atletismo de Rusia resuelta por la Federación Internacional de Atletismo por el escándalo de doping positivos.