Omar Perotti trató varios temas que atañen a la provincia de Santa Fe. El foco se lo llevó la gestión de la pandemia, a partir de lo que se desglosan varios tópicos como las medidas que se tomarán luego de que finalicen las restricciones decretadas hace dos semanas atrás en el Gran Santa Fe y una en el Gran Rosario; los importantes números que día a día van in crescendo; la multiplicación de testeos como así también la situación del sistema de salud a lo largo y ancho del territorio provincial.

En primer término, el Gobernador comenzó hablando de los incendios que se desatan en distintos puntos de Santa Fe. “Estamos con toda la atención en toda la provincia. Desde Florencia a Villa Constitución hemos tenido episodios en estos últimos días. En una sequía alta y la bajante del Paraná que es inédita. Esto lleva a que muchos sectores queden sin la protección que generaba el agua. Tenemos en algunos casos fuego que se reaviva y en otros, brigadistas nos marcan que hay intencionalidad. Los operativos tienen dos bases en la provincia: una en Alvear y otra en Gaboto. Esto nos lleva a desplazar más gente y más atención. El seguimiento se va haciendo a día a día. La dificultad que tenemos es que no podés meter autobombas a las islas: si le sumamos incendios en campos y en autopistas, tenemos un despliegue de bomberos, rescatistas, nación, apoyos hidrantes que genera despliegu y recursos que nos estaría gustando poner en salud”.

Instantáneamente, pasó a referirse a lo que podría ocurrir en aquellos sectores de la provincia donde se dispusieron restricciones. “La evaluación del día a día sigue siendo el elemento central. En el mientras tanto, hay reuniones preparando protocolos. Aquí tenemos temperaturas que permiten que actividades se desarrollen al aire libre. Hay que evitar aglomeraciones y movilidad: es el único elemento con el que se consigue aplanar la curva de contagios. Los números son crecientes: son de catorce días. Tenemos que habituarnos a que hay números altos porque el nivel de contagiosidad es alto. De cada dos muestras, una es positiva. Hay mucha circulación y eso tenemos que atenuar”.

Y agregó: “los anuncios ojalá pueden hacerse mañana. Los días viernes es porque se cumplen 7 o 14 días, no es caprichosamente. Cuando se espera hasta el último momento es porque queremos seguir con el día a día. Decirle a alguien que no trabaje es lo que más me duele. Lo que se evalúa es esto. El estrés y la escasez de camas nos permiten ser cautos. Los números no nos ayudan. Tenemos que alcanzar una estabilidad. Hay actividades que pueden resguardarse y realizarse porque la gente incorporó pautas de cuidado. Eso nos llevó a habilitar comercios de cercanía, peluqueros. Estamos tratando de no restringir actividades. Ojalá las situaciones nos permitan estabilizarla”.

Por otro lado, habló de los testeos rápidos que incorporará la provincia. “La forma de parar la velocidad de contagio es que haya rápida detección del positivo y que no esté circulando. Hoy estamos haciendo 6000 testeos. Con estos tests, vamos a sumar más posibilidades de testeos. En 30 minutos vamos a saber si una persona es positiva o no. Esa persona ya sabe su resultado, lo que tiene que hacer. Y ese hisopado no va a un laboratorio, lo que permite que no se sobrecarguen. Si el positivo ya sabe que tiene que quedarse en su casa, los nexos automáticamente tienen que darse como positivo. Y, si te levantás mañana y no tenés gusto, automáticamente te quedás adentro. No salgas, no vayas al trabajo ni vayas a reunirte con alguien. Necesitamos que no haya circulación de positivos”.

Además, brindó detalles de la reunión que estableció con sectores económicos. “Se hizo un análisis de todos los sectores. Se los informó del cuadro sanitario general. Todos tienen que tener la mejor información a disposición. Hay expresiones de sectores que pueden trabajar, otros que no, otros que manifiestan desocupación. Hay 40 mil desocupados en Santa Fe y más de 100 mil en el Gran Rosario. Los jardines, desde el primer momento, no lo han podido hacer y no van a poder hacerlo hasta la vuelta de clases. Hay esquema de ayuda y asistencia. Habrá que revisar si alguno de los que está protestando no la está recibiendo. Ojalá les pudiésemos dar todo a todos. El estado tampoco tiene su nivel de recaudación. En salud tenemos una demanda muy alta: hay que asistir a todo el sector que nunca pidió nada pero hoy necesitamos estar acompañándolos. Estamos tratando de lo que hay, repartirlo de la mejor manera. Necesitamos llegar con todos hasta la vacuna. Todos sentimos que bajamos un escalón en distintos niveles. Si seguimos cuidándonos, vamos a salir. En ningún caso quiero decirles ‘no, una semana más, quince días más’”.

Sobre cómo avizora el futuro próximo, Perotti dijo que “los casos van a seguir altos. Venimos con una demora o retraso de lo que se está trasladando desde AMBA. Tratar de tener el mayor recaudo posible en la conducta de cada uno. Identificar y aislar para que no se recorra. Esta es la realidad: nunca vamos a ocultar una cifra. Nunca vamos a ocultar el momento en que se está. El momento se fue postergando, duplicamos el nivel de camas críticas y capacitar a nuestra gente. Hoy estamos dando batalla con estos recursos”.

En este sentido, hizo hincapié en el estado en el que se encuentra el personal de salud. “Sin duda el esfuerzo que están haciendo es admirable. Vienen con la tensión desde marzo. Esa gente quiere el acompañamiento, ver que el resto de la comunidad reconoce su trabajo. Lo que se está haciendo son tests para cada uno de ellos para darles una instancia de conocimiento mayor para saber si han estado en contacto con el virus o no. Esto es lo que día a día vamos a tener que hacer. La limitante que tenemos no son los respiradores, es la gente para poder manejarlo. Lo que tenemos que hacer es poner lo mejor de nosotros. Es clave cuidarse con los recaudos de siempre”.

Finalmente, dejó un mensaje para los santafesinos. “Que vamos a salir, nunca vamos a negar la realidad. Estamos poniendo lo mejor, todos. Tenemos gente con angustia y temor, lo sabemos. Compartimos muchas de esas situaciones. Es lo que nos está tocando y tenemos que llevarlo de la mejor manera. Nos toca vivir esto y tenemos que poner lo mejor, que es el cuidado. Las perspectivas de llegar a la vacuna están marcadas: podrá ser fin de año o los primeros meses del 2021. Eso nos va a dar como sociedad que, el que tiene que esperar por la vacuna, sabe que el personal de riesgo y de salud ya está vacunado. Tenemos una provincia que va a saber recuperarse. Le vamos a poner esa energía para la recuperación. Todos sentimos ganas de un asado y que vuelva el fútbol, pero sabemos que nuestra conducta depende cuidar al otro: no podemos fallarle a un amigo, a un compañero de trabajo y a la familia”.