El Papa Francisco usó este martes una polémica figura para exhibir el rechazo eclesiástico al aborto. Comparó la interrupción del embarazo con el contrato a “un sicario para resolver un problema”, durante su catequesis en la audiencia general celebrada en la Plaza de San Pedro.

Francisco reflexionó sobre el quinto mandamiento, “No Matarás”, y condenó la “supresión de la vida humana en el seno materno en nombre de la salvaguardia de otros derechos”.

“Interrumpir un embarazo es como eliminar a alguien. ¿Es justo eliminar una vida humana para resolver un problema?”, preguntó el Papa argentino a los numerosos fieles congregados en la explanada.

“¿Es justo contratar a un sicario para resolver un problema?”, prosiguió saliéndose del texto que tenía preparado y utilizando la palabra sicario, según la versión oficial en italiano divulgada por la oficina de prensa del Vaticano. “Eliminar a un ser humano es como contratar a un sicario para resolver un problema”, repitió.