Desde las 00 horas de este jueves se ve afectada la atención a los jubilados afiliados del PAMI por una deuda millonaria que la obra social mantiene con las prestadoras del convenio.

Esta situación llevó a una cadena de complicaciones que termina afectando, como siempre, a quienes necesitan la medicación. El PAMI no abonó la cantidad de dinero que debía a las farmacias, 2.500 millones de pesos. Si bien el Programa de Atención Médica Integral realizó un aporte, no fue suficiente para que las farmacias pudieran recuperar el crédito.

Por lo tanto, las farmacias no pueden pagar su deuda con las droguerías y éstas suspenden la provisión de medicamentos.

En esta seguidilla de problemas el más afectado es el jubilado que no puede conseguir sus remedios, a pesar de que los farmacéuticos llevan al límite sus esfuerzos.

Por su parte, el titular de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), Raúl Mascaró, advirtió que la deuda que el PAMI acumula con las farmacias llegó a “$2.500 millones y se agranda mes a mes”.

 Desde COFA alertaron que “las droguerías nos están cortando las cuentas por falta de pago y se está resintiendo la atención no sólo al jubilado, sino también a toda la seguridad social”. A las 11 darán una conferencia de prensa.

Hay gran malestar en todo el sector y la crisis se profundizará en la medida que el Gobieno no intervenga.

Desde Santa Fe a Diario… actualizaremos.