El Policía acribillado en Santa Fe es despedido esta mañana en la sala de velatorios Sentir. Pablo Cejas, recibió 21 heridas de bala, según confirmó la autopsia realizada este martes.

El velatorio del Policía que denunció connivencia policial con el narcotráfico en repetidas oportunidades, y fue baleado en cuatro ocasiones, está desolado. Según la familia, se cuentan con los dedos de una mano los colegas que fueron a despedirlo. Nancy, la viuda de Cejas, reclama el abandono absoluto por parte de la fuerza ya que nadie se comunicó con ella y se enteró de la muerte por los custodios que Pablo tenía en el marco del programa de protección de testigos.

Por miedo o cobardía, no hubo efectivos que se quedaran al pie del cajón para rendirle homenaje o un mínimo de respeto a este hombre que vivió sus últimos años perseguido.

Sólo su mujer Nancy,  su pequeño hijo de 9 años (al que le dijeron que su papá falleció por un accidente) y algunos familiares y amigos dan el último adiós a Pablo Cejas.

Cabe recordar, que la policía de Santa Fe encontró sin vida al ex policía Pablo Cejas  en un terreno descampado de barrio Yapeyú, ubicado en inmediaciones de calle Neuquén al 6400. Junto al cadáver se encontraba su moto, mientras que su teléfono celular estaba a treinta metros de distancia.

Según los médicos, tenía 21 heridas de bala de dos calibres distintos. Los investigadores piensan que los asesinos de Cejas podrían haber sido dos personas porque habría proyectiles de dos calibres distintos.