El presidente de la comuna de Wheelwright, Benjamín Gianetti, fue escrachado en las últimas horas por haber asistido el pasado fin de semana a una fiesta clandestina. Pidió disculpas por el “error indefendible” y propuso generar espacios al aire libre para que se junten las personas con distanciamiento social.

Gianetti, se disculpó y dijo: “No debí haber concurrido. Está fuera de todo tipo de discusión. Pido disculpas. Que esto sirva para poner en la mesa de debate las reuniones y los jóvenes porque existen; no podemos esconder la problemática debajo de la alfombra”.

“Aprovechemos los funcionarios para resolver esta problemática”, señaló el jefe comunal de Wheelwright sobre las fiestas clandestinas en el marco de la pandemia del coronavirus.