Desde hace tiempo, los empresarios del transporte interurbano venían solicitando la autorización para incrementar el valor de sus tarifas. Son numerosos los argumentos que esgrimían para esta solicitud. Finalmente, el día lunes la provincia les permitió una suba del 30% como máximo: esta actualización se verá cristalizada en el boleto desde este miércoles.

“Se nos autoriza a aumentar las tarifas del transporte interurbano y suburbano jurisdiccional hasta un 30%”, comenzó diciendo Leandro Solito, de ATAP.

Sobre si están conformes con el incremento, señaló que “cuando formulamos el pedido, no pedíamos un porcentaje específico: los estudios nos daban un atraso de un 50% habida cuenta que la última actualización tarifaria databa de julio de 2019. Estuvimos más de un año y medio sin tarifas”.

“El sector está en un proceso de transformación: los números van a terminar de configurarse a partir de esta nueva realidad que la pandemia ha traido aparejada”, añadió Solito.

En cuanto a las razones de la mala situación del sector, señaló que “los números no cierran porque la gente se ha bajado del colectivo. Las empresas que han vuelto a prestar servicio tras casi nueve meses de inactividad, lo han hecho con servicios reducidos: estamos trabajando en un 20-30% de los servicios que hacíamos antes de la pandemia. Y a eso hay que agregarle que la capacidad del pasajero transportado ha disminuido en un 70-80%. Con el agravante que, con las medidas de distanciamiento y protocolo, no podés ofrecer el 100% de la capacidad de los vehículos”.

“Es fundamental redefinir el subsidio. Lo que se destine debe ser distribuido de manera equitativa entre los sectores y, paralelamente, hay que definir las estructuras de las empresas a los fines de que puedan subsistir y no ir al colapso y la quiebra”, cerró Solito.