La Real Academia Suecia de Ciencias otorgó este miércoles el premio Nobel de Química 2019 a John Goodenough, Stanley Whittingham y Akira Yoshino, investigadores que trabajaron en el desarrollo de las baterías de litio.

Los tres, que son favoritos al galardón desde hace años, investigaron por separado en innovaciones de este producto. Las baterías han “revolucionado nuestras vidas”, destacó la organización, al ser usada en teléfonos, computadoras y hasta automóviles eléctricos, con ventajas de ser ligera, poderosa y recargable. “Los ganadores han sentado las bases para una sociedad conectada y libre de combustibles fósiles”, resaltó la Academia.

En los años ’70, Whittingham presentó la primera batería funcional de litio. Posteriormente, Goodenough (de 97 años, el ganador más anciano de la historia del Nobel) duplicó su potencial, creando las condiciones para una batería más poderosa y con mayor utilidad. Por su parte, Yoshino logró basar el proceso en los iones de litio, haciendo el proceso más seguro.