El estadouniense James Peebles y los suizos Michel Mayor y Didier Queloz han sido galardonados este martes con el Nobel de Física por ayudarnos a entender «la evolución del universo y el lugar de la Tierra en el cosmos». La Academia Sueca ha concedido la mitad del premio a Peebles por sus descubrimientos teóricos en cosmología física, mientras que los otros dos laureados fueron los primeros en encontrar un planeta extrasolar orbitando una estrella, en octubre de 1995.

El pasado año, el premio fue concedido al los estadounidenses Arthur Ashkin y Gérard Mourou y a la canadiense Donna Strickland por sus contribuciones en el desarrollo de unas herramientas de precisión avanzadas hechas de luz. Ashkin inventó las pinzas ópticas que agarran partículas, átomos, virus y otras células vivas con sus «dedos» de rayos láser, mientras que Mourou y Strickland desarrollaron un método para generar los pulsos de láser cortos e intensos que se utilizan en las operaciones de miopía.

Entre 1901 y 2019 se han otorgado 113 Premios Nobel de Física. Solo tres han sido mujeres: Marie Curie en 1903, Maria Goeppert-Mayer en 1963 y Donna Strickland en 2018. Tan solo una persona, John Bardeen, ha recibido el galardón dos veces.

El Instituto Karolinska de Estocolmo anunció ayer el Nobel de Medicina, que ha ido a parar a los estadounidenses Gregg Semenza y William Kaelin y al británico Peter Ratcliffe, por descubrir cómo las células detectan y se adaptan al oxígeno disponible. Mañana será el turno del Nobel de Química.