Este viernes murió Solange Musse (36), la mujer que enfrentaba un grave cáncer y se encontraba realizando un tratamiento alternativo en Alta Gracia. Fue trasladada de urgencia al Sanatorio Allende tras sufrir una descompensación y allí falleció.

La historia tomó trascendencia nacional porque su padre, Pablo, había viajado de Neuquén para poder verla tras cinco meses separados por la cuarentena. Pero el control sanitario de Huinca Renancó le negó el ingreso a la provincia de Córdoba y fue obligado a dar la vuelta y marcharse a pesar de que no tiene coronavirus.

“Estoy muy triste, ansiaba ver a mi papá. Quiero que entiendan que mientras viva tengo mis derechos y quiero que sean respetados”, había dicho la mujer en una carta que llegó al corazón de todos los argentinos.

En estos momentos, Pablo se encuentra en viaje rumbo a Córdoba con la esperanza de que al menos lo dejen ingresar para despedir los restos de su hija. “Está destrozado”, dijeron los familiares.