El femicida Ricardo Barreda murió esta noche, a los 83 años, confirmaron fuentes policiales. El odontólogo platense había sido condenado a prisión perpetua por asesinar en 1992 en su casa a su mujer, sus dos hijas y su suegra.

Falleció en el geriátrico Del Rosario de José C. Paz por “causas naturales”. Tenía 83 años y estaba bajo libertad condicional.

En Argentina, por absoluta regla del machismo, durante muchos años Barreda fue la insignia de los violentos, los mismos que reforzaban la idea de aquellos que entendían que “estuvo bien” que acabara con su familia perpetrando esa masacre.