Lamentablemente, esta madrugada falleció Agustina Fontenla, la repostera más querida del ciclo 2020 de Bake Off.

A los 31 años, no se resistió más al covid-19 y murió en la Clínica de Viedma.

Su familia participa del fallecimiento y comunica que sus restos serán trasladados a Parque de Paz para su cremación.

Agustina había sido intubada en las últimas horas del miércoles, a pocos días de haber contraído el virus.

Esto representa la muerte número 57 en San Antonio Oeste por coronavirus y la 1732 en la provincia.

En una entrevista pasada, su padre Julio expresó palabras de agradecimiento hacia el personal médico, más allá del momento de angustia. La familia destacó al personal de terapia de la Clínica “por el profesionalismo y la humanidad que, en medio de la pandemia y a pesar de la sobre saturación, nunca perdieron el trato especial para con los pacientes”.

Agustina se recibió de abogada en 2015. Durante los primeros años de ejercer la profesión empezó a incursionar en la pastelería, y ahí fue cuando una amiga le dijo que se presentara al casting de Bake Off. Lo hizo junto a su novio y ella quedó seleccionada para el programa con mayor rating de ese momento.

“Los últimos finales de la carrera me la pasé llorando porque yo quería cocinar. Entendía todo el esfuerzo de mi familia para mandarme a estudiar y no era tiempo de cambiar”, contó en su momento en el programa.

Tras ser eliminada del reality y con el cariño del público y la visibilidad que ganó, pudo dedicarse a su sueño. Agustina tiene su propio emprendimiento de pastelería donde da cursos, vende sus productos y comparte recetas en su Instagram.