Manifestantes en todo el país protestaron con carteles, muchos en largas caravanas de automóviles pero otros de a pie, en medio de los pedidos del Gobierno (y algunos sectores de la oposición) para no agudizar los contagios en esta etapa de la pandemia.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, pidió “perdón” a los trabajadores de la salud que se exponen a diario en la atención de pacientes con coronavirus “por no haber logrado evitar que la oposición buscara otra manera de protestar” que no pusiera “en riesgo” la salud de la población, en referencia a la manifestación.

“Cuando todo esto pase, la enorme mayoría de los argentinos vamos a poder decir que promovimos la solidaridad y que honramos la memoria de los muertos por esta enfermedad. Entre esa enorme mayoría va a haber hombres y mujeres de todo el país y de todos los partidos. Pero también habrá una minoría que no va a poder decir esto cuando mire a los ojos a sus hijos”, expresó Cafiero en declaraciones.

Con todo, resaltó que “la inmensa mayoría de nuestros compatriotas se están cuidando, y no porque apoyen al Gobierno”, sino que lo hacen porque “saben que esta pandemia es grave”.

“Fue una cosa extraordinariamente importante”, dijo sobre la protesta el actor y exdiputado radical Luis Brandoni, quien aseguró que “no hubo amontonamiento para nada”, aunque las imágenes permitieron constatar que no en todos los puntos de manifestación se respetaron las medidas de distanciamiento social.

En declaraciones televisivas, Brandoni defendió al expresidente Mauricio Macri de las críticas por su viaje a Europa y aseguró que la marcha no fue convocada “por ningún partido político”, aunque él mismo desde las redes sociales invitaba a participar en los últimos días, junto a la presidente del PRO, Patricia Bullrich, también presente en la protesta.

“Vengo a decirle al Presidente que la cuarentena puede que no exista para él pero existe para miles de trabajadores”, expresó Bullrich en un video que subió a su cuenta de Twitter cuando la movilización, que se extendió por unas dos horas y media, comenzaba a extinguirse.

“Es hora de que levante la reforma de la Justicia, no se puede hacer una Justicia a la medida de la impunidad”, siguió la exministra macrista, en el video donde apareció con barbijo y una bandera argentina sobre su hombro, ubicada en el epicentro de la marcha y mientras avanzan las causas judiciales que involucran a funcionarios del Gobierno de Cambiemos.

A pesar del liderazgo que mostraron varias figuras de Juntos por el Cambio en la movilización, otros referentes de esa fuerza la rechazaron por los peligros de contagio en plena pandemia.

Así, no se vio que gobernadores ni intendentes participaran y desde el gobierno porteño habían advertido que no era un “buen momento” para actos masivos.

“No me parece el ejercicio prudente de un derecho. En circunstancias como estas, tenemos que extremar los cuidados. No me parece que se cumpla con esa condición en esa marcha”, dijo hoy el embajador designado en España y dirigente radical, Ricardo Alfonsí.

También el propio presidente Alberto Fernández había señalado esta semana que la convocatoria de sectores de la oposición a través de las redes sociales a la protesta del #17A “es una invitación al contagio”.

Con una movilización central sobre la avenida 9 de julio, que en un momento de la tarde se mostró con largas filas autos desde la avenida Belgrano hasta la zona de Retiro (con fuertes embotellamientos a la hora de la desconcentración), hubo réplicas de la protesta en varios puntos de la Ciudad, y en algunas localidades del conurbano y el interior bonaerense.

La manifestación opositora también tuvo presencia en ciudades del interior como Mendoza, Córdoba, Rosario, Mar del Plata, Bariloche, La Rioja, Neuquén y Santa Fe, entre otras.