El pasado 5 de mayo unos transeúntes atraparon a una bebé que se cayó desde el balcón de un edificio de la ciudad turca de Sanliurfa. Varios hombres se dieron cuenta de la situación de la pequeña después de oír sus gritos mientras estaba colgando en la barandilla antes de caerse.

Los comerciantes locales Fehmi Durmaz y Mehmet Tapsik atraparon a la niña con sus propias manos. La niña, Elif Cakmak, salió ilesa del accidente, aunque quedó muy asustada. Las cámaras de seguridad instaladas en las inmediaciones captaron el hecho.

“Es una sensación agradable salvar la vida de alguien. Podría haber sido mi hijo también. Hice lo que tenía que hacer”, comentó Fehmi Durmaz para ‘Posta’.Según expone el medio, el accidente se produjo a causa de la falta de supervisión de parte de los padres de la niña. Actualmente la Policía está investigando el caso.