El presidente de la Cámara de diputados, Miguel Lifscitz emitió un encendido discurso desde su banca luego de la votación y aprobación de la trastabillada ley de Necesidad Pública.

Lifschitz ocupó su lugar, algo inusual pero establecido en el reglamento, y desde allí propinó un contundente discurso hacia los legisladores oficialistas y el gobierno de Omar Perotti. Habló de la situación económica y advirtió al gobernador que este proyecto aprobado no es la solución a los problemas de los santafesinos.