Según denunciaron los propios periodistas que conforman la cooperativa de trabajo, un grupo de 20 matones ingresaron armados e intentaron escapar por el techo del lugar.

Los vándalos ingresaron y echaron a los periodistas de sus oficinas, taparon las ventana con diarios (para que no se observe nada desde afuera) y empezaron con la destrucción del espacio de trabajo y el material de los periodistas.

Una vez que llegó la policía, los trabajadores del medio creían que los iban a sacar y la situación se normalizaría. Sin embargo, los uniformados tomaron una posición de neutralidad y hasta le exigían el DNI a los propios empleados del diario que habían sido sacados por la fuerza.

Los violentos episodios se pudieron vivir en directo por las redes sociales. Lamentablemente nadie los detuvo y para cuando los destructores dicidieron irse lo hicieron custodiados por los policías, según indicaron los presentes.

El ataque a la prensa podría comprenderse en el extenso reclamo que vienen realizando los periodistas para cobrar su salario, atrasado desde hace 6 meses. Indicaron como posible responsable al empresario que se hizo cargo del diario cuando Sergio Spolzki y Matías Garfunkel decidieron desprenderse. El joven hombre de negocios se llama Juan Mariano Martinez Rojas, un empresario correntino dueño de M Deluxe, los trabajadores lo acusaban de ser el ideólogo de semejante atropello.