Los asesinatos de Julio Cabal y Maximiliano Olmos tuvieron un fuerte impacto en la sociedad santafesina. Ambos jóvenes fallecieron con pocas horas de diferencias con un denominador común: la inseguridad.

Sus madres encabezaron las marchas pidiendo por mayor seguridad y reclamando medidas que ayuden a prevenir estos hechos delictivos. Lo hicieron junto a otros familiares de víctimas de inseguridad, pero fueron por más.

Tuvieron la iniciativa de recolectar firmas para que el ministro de Seguridad del gobierno de Lifschitz no asuma como diputado provincial, tras haber conseguido una banca después de las elecciones provinciales del 16 de junio.

“Lo que estaría buenísimo es que el futuro gobierno cuente quién va a ser el ministro de Seguridad, que hasta ahora es ‘de Inseguridad'”, remarcaba la mamá de Julio Cabal, Inés Massino, argumentando la recolección de firmas.

Las madres entregaron el petirorio a los diputados el 27 de noviembre y el listado con más de 7 mil firmas. También fueron recibidas por la Comisión de Seguridad de la Cámara baja.

Sin embargo, hasta el momento no tuvieron ninguna respuesta sobre el pedido. Es por eso, que este jueves, a las 11, estarán nuevamente en la explanada de la Legislatura para solicitar que los diputados den tratamiento al petirorio.

Inés Massino, destacó que “necesitamos el acompañamiento de todos los santafesinos, a pesar que el horario es inconveniente, nos serviría el apoyo porque es para los hijos de todos”.