El Gobierno enviará en las próximas horas un proyecto de ley al Congreso para eliminar todos los impuestos incluidos en las boletas de gas, luz y agua.

El proyecto, que lidera la vicepresidente Gabriela Michetti, dice en su artículo sexto que “las facturas de los servicios esenciales deberán contener exclusivamente los cargos por el consumo realizado”. Y solo incluye el IVA e ingresos brutos, “si correspondiere”.

Se trata de la respuesta de la Casa Rosada ante la insistencia de gran parte de la oposición que ayer ratificó la convocatoria a una sesión especial para mañana en la Cámara de Diputados para discutir distintos proyectos destinados a retrotraer el valor de las tarifas.

Así, con el proyecto de ley, el Gobierno golpea a los mandatarios opositores que acompañan a los legisladores donde más duele: la recaudación.

Ayer, el presidente Mauricio Macri le reclamó a las provincias y los municipios para que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos. El pedido, aunque fue “bien recibido por todos los gobernadores”, solo tuvo una respuesta inmediata: María Eugenia Vidal decidió dar de baja las cargas impositivas que Buenos Aires tiene sobre el gas, la luz y el agua. Hoy, en tanto, se sumará el gobierno porteño.

“Les quiero pedir a todos los municipios y a los gobiernos provinciales que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos. Así van a ayudar a aliviar la carga de cada consumidor, de cada comercio y cada pyme”, dijo Macri ayer desde el yacimiento de Vaca Muerta, en Neuquén.