La Selección Argentina de Básquet de Sordos consiguió el quinto puesto en un Juego Olímpico por primera vez en su historia.

Luego de la medalla de plata obtenida en el Preolímpico de Maryland en el 2016, quedaba por verse si era tan solo una casualidad o fruto de un proceso. Finalmente, los Topos confirmaron que el equipo está para pelear con las potencias, al culminar los Juegos Olímpicos en el quinto puesto, derrotando a importantes selecciones europeas como fue el 83 a 78 frente a Eslovenia. Con contratiempos económicos, con un plantel de 10 jugadores por falta de fondos, con dificultades para entrenar, demostraron que un grupo humano unido puede hacer grandes cosas como ya lo lograron.

Con esta victoria, los Topos se quedaron con el quinto puesto en una Sordolimpíada por primera vez en su historia, dejando en claro que ya son parte de la elite mundial. Estos Juegos Olímpicos, son un paso más en un camino que tiene mucho por delante. Así, una nueva página se escribe en la historia del  básquet de sordos donde Argentina se metió de lleno entre los poderosos de Europa. El proceso continúa, el Sudamericano del 2018, será una gran prueba para afirmar que el continente, es celeste y blanco.

LOS JUGADORES:

Germán Ferreyra, Facundo Herreros, Marcos Raffin, Joaquín Reyna, Manuel Perticarari, Joaquín Faber, Santiago Carmagnac, Gastón Armando, Diego Galanti y Fabio Fernández. Completan el plantel el entrenador Britos, el kinesiólogo Guido Trevisi y el delegado Javier Pastorini.

Cabe destacar que Marcos Raffín, integrante de la selección, es oriundo de Reconquista.

BasquetPlus/SFaD