El 25 de enero trabajadores de Electrolux protestaron en la puerta de la empresa tras el despido de 20 empleados, entre ellos, Maximiliano, padre de un niño de 11 años que padece hipoacusia bilateral. Quedó sin obra social y sigue pidiendo una respuesta.

Este jueves, a casi una semana de las cesantías, el trabajador despedido reclamó en la puerta de la fábrica de electrodomésticos ubicada en Battle y Ordoñez y Ovidio Lagos una solución a su problema, tanto de parte de la empresa como del sindicato.

“En esta semana no tuve ninguna respuesta, ni del sindicato ni de la empresa. Yo necesito trabajar. Eso es fundamental porque necesito la cobertura de la obra social para el tratamiento de mi hijo”, remarcó Maximiliano en diálogo con El Tres.

“Thiago padece hipoacusia bilateral. Esto significa una pérdida auditiva del 40% aproximadamente en cada oído, para lo cual necesitamos audífonos que aún estamos pagando”, dijo el hombre que protestó en compañía de su hijo.