Una mujer de la localidad de Llambi Campbell, Departamento La Capital, encontró el sábado 18 un gato que había sido atropellado y abandonado en la ruta 11. O al menos eso pensó Soledad Ferrero, la protagonista. Con el corazón de las personas que se apiadan de los animales, lo llevó consigo pero al consultar en la veterinaria local descubrió que no era un gato doméstico sino que se trataba de un felino denominado “Leopardus Geoffroyi” o “gato montés negro”.

Según publicó la clínica “La Fortaleza” en sus redes: Queremos compartirles nuestra experiencia con un ejemplar de Gato Montés Negro ( Leopardus Geoffroyi) que asistimos el fin de semana el cual fue víctima de un choque en la ruta. Evolucionó favorablemente, pero aún su pronóstico es reservado.
Hoy fue derivado por Guardia Rural Los Pumas hacia Granja La Esmeralda para continuar con su asistencia especial.

Este rescate contó con la participación, además de Soledad y su familia, del grupo por los animales Una huella en tu corazón.

Sobre el gato montés negro:

Estos gatos se caracterizan por ser un poco más grandes que los domésticos, cómo así su peso es mayor;
Su temperamento es diferente a un gato doméstico;
Presentan manchas características;
Sus ojos no presentan tanta variedad de color como los gatos domésticos;
Su cola es más larga y gruesa;
Pueden ser negros ( gatos melánicos) o pardos, entre otras características.