El Gobierno nacional traspasará a las provincias el costo de la Tarifa Social Eléctrica y los subsidios al Transporte público de pasajeros que rigen en la zona metropolitana.

Se trata de $50.000 millones pasarán a las órbitas provinciales.

Para Lifschitz, “hoy no es un día de alegría para los argentinos” porque “el impacto va a ser muy duro para el bolsillo de las familias”.